Páginas vistas en total

miércoles, 2 de julio de 2014

Fisioterapia y Camellos.


Fisioterapia y Camellos.

 


Cuenta la Leyenda que un día una cría de camello tuvo una interesante conversación con su madre que intentaré reproducir:

 

Cría: Mama, ¿Por qué tenemos gibas?

Madre: Nosotros los camellos hemos de estar preparados para las duras condiciones del desierto, no siempre podemos encontrar agua, las gibas nos sirven para poder sobrevivir durante mucho tiempo sin beber.

Cría: ¿Y por qué tenemos estas patas tan fuertes con pezuñas?

Madre: Es difícil caminar por la arena del desierto, y de día está muy caliente, sin estas patas ni estas pezuñas no nos sería posible ni andar sin cansarnos ni quemarnos.

Cría: Y nuestras pestañas, ¿Por qué son tan largas?

Madre: Las tormentas de arena no nos permitirían ver sin ellas y nuestros ojos se dañarían. La Naturaleza es sabia y los camellos estamos muy bien preparados para el desierto.

Cría: Si todo lo que has dicho es cierto, hay una cosa que no entiendo, ¿Entonces qué hacemos viviendo en un Zoológico mamá?

 

Bien, llegados a este punto algunas reflexiones, los Fisioterapeutas se preparan cuatro años para ser competentes y para aportar a la sociedad el conocimiento y las capacidades que nuestro sistema universitario les ha dado.

 
Por desgracia cuando salen por la puerta de la Universidad, muchos de ellos no pueden ejercer aquello para lo que la sociedad les ha preparado, y para aquello que se espera de ellos, y en cierto modo trabajan “presos” en zoológicos donde no pueden aportar su potencial.

 
Otros, cada vez menos, recorren sus vidas profesionales por tenebrosos y duros desiertos, felices de poder aportar a la sociedad aquello para lo que han estado preparándose con esfuerzo durante mucho tiempo.

 
La sociedad y nuestros sistemas sanitarios deberían ser conscientes del potencial que tiene en sus zoológicos, y al igual que ha decidido en muchos sitios no permitir la presencia de animales en sus circos mostrando una gran madurez y sensibilidad, tampoco debería permitir que los aspectos organizativos y los sistemas sanitarios tengan presos en zoológicos a profesionales que han estudiado para ser libres y no para vivir enjaulados.

 
Que pasen un buen día, y no olviden que crear profesionales para tenerlos en una jaula, finalmente genera frustración, no tan solo en ellos, también la genera en la sociedad, que puede no entender el motivo por el que el dinero público sirve finalmente para llenar zoológicos…

 

 

Manel Domingo

@fisiose