Páginas vistas en total

lunes, 3 de febrero de 2014

Propuestas para mejorar la Fisioterapia 1

Propuestas para mejorar la Fisioterapia 1



Lo expuesto en este Post es una opinión personal, e intentará proponer soluciones reales a la situación de falta de empleabilidad en nuestro Sistema Sanitario por un lado, y por otro hacer propuestas que mejoren su eficiencia y que racionalice su utilización.
 
 

 

Dada la longitud de este post, lo realizaré en dos entregas separadas en el tiempo.

 

Diferentes problemas nos afectan actualmente, pero me centraré en las que considero fundamentales, a saber:

 

 

-          Sobresaturación de profesionales/Falta de empleabilidad.

-          Dificultad para concertarse individualmente con la Sanidad Pública.

-          Sistema de derivación “complejo”.

-          Falta de un sistema de reciclaje eficiente.
 
-          Especialización.
 


        

 

Empezaremos por el primero: Sobresaturación de profesionales/Falta de empleabilidad.

 

Este punto tal vez el que pueda ser “tachado” más fácilmente de corporativista, así que me detendré a razonarlo con detenimiento para evitar interpretaciones erróneas.

 

Los factores que nos conducen a esta situación son diversos, pero a nivel general dos son los motivos fundamentales:

 

1-      Excesivo número de profesionales para el contexto sanitario actual.

2-      Un contexto sanitario que por sus características es incapaz de absorber a los profesionales existentes.

 

Desgranemos la situación. Nuestro sistema universitario basa su oferta en la demanda de plazas universitarias fundamentalmente, no en la necesidad de profesionales para atender las demandas del sistema.

 

Propuesta de solución: Númerus Clausus, o sea, restricción de plazas teniendo en cuenta primordialmente las necesidades del sistema, en base a las cifras de ocupación. Estas plazas deberían variar anualmente, y deberían ser consensuadas por una parte por las administraciones públicas y el propio Sistema Sanitario, y por otra por los Colegios Profesionales que representan los intereses profesionales de los Fisioterapeutas.

 

Los beneficios a mi entender son evidentes, las Universidades Públicas no generarían un gasto sin retorno a la sociedad, y las Privadas “garantizarían” la ocupabilidad de sus “clientes”. A parte, la nota media de acceso ascendería globalmente y la “calidad” de los profesionales se mantendría en un alto nivel a nivel general sin lugar a dudas.

 

Contexto sanitario: Nuestro contexto sanitario público como el derivado de los seguros de Salud, tiende a “masificar” y centralizar las actuaciones y las intervenciones de los Fisioterapeutas, no hay un “control riguroso” de las intervenciones en ningún caso por parte de las entidades que ”compran” servicios de Fisioterapia y que pagan por ellos, el mismo sistema se autorregula. Por decirlo suavemente, se debería controlar que aquello que se paga como Fisioterapia lo sea, y esté sujeto a unos mínimos exigibles según el proceso patológico lo sea… A modo de ejemplo, un señor con un  IR en la espalda frente a un espejo, con un palo e indicaciones de subirlo y bajarlo como actuación principal de una capsulitas adhesiva puede estar haciendo muchas cosas, pero Fisioterapia, lo que es Fisioterapia a mi entender no… Seguir esas políticas de atención, que todos conocemos y que nadie denuncia genera que un Fisioterapeuta atienda a un alto número de usuarios por un lado, y por otro desprestigia nuestra profesión.

 

Un sistema racional, con mínimos de intervención consensuados, haría necesarios más Fisioterapeutas para hacer Fisioterapia, que es lo que ha de recibir el usuario, y llevaría a nuestro colectivo al reconocimiento que se merece…

 

Es muy probable que tan solo con esta segunda medida, la ocupación en nuestro colectivo mejorara considerablemente, y evidentemente los más beneficiados serían los usuarios, que recibirían la atención que se merecen.

 

Ojo! No digo que esto pase en todos los Centros, sería una mentira mayúscula afirmarlo, pero pasa, todos lo sabemos. Y en la mayoría de los caso no es culpa precisamente de los Fisioterapeutas, aunque evidentemente como en todos los colectivos encontraremos de todo.

 

Yo lo que quiero expresar, en que quien “compra” un servicio de Fisioterapia debería asegurarse de que lo que se está realizando es lo que compró. Otro tema es el precio que paga, que evidentemente debería ajustarse al servicio realizado… Pero todos sabemos que 3 sesiones bien estructuradas pueden ser más efectivas que 10 de “las otras”… Se debería de remunerar mejor y dar calidad real.

 

-          Vamos por el segundo: Dificultad para concertarse individualmente con la Sanidad Pública.

 

 

Nuestro sistema no permite la “concertación” directa de Fisioterapeutas individuales con el Sistema Público, lo que provoca una atomización de los proveedores de Servicios Sanitarios que concentran los riesgos y los beneficios de sus actuaciones, cosa que a mi entender hace más débil a nuestro sistema y no genera una competencia real.

 

Mi propuesta: Un sistema similar con al Francés, pero con algunas matizaciones para hacerlo sostenible, seguro, eficiente y racional.

 

Me explico, todo Fisioterapeuta individual debería poder concertarse con el Sistema Público de Salud, evidentemente su estructura debería atender a una serie de condiciones imprescindibles a nivel de equipación, espacio, conocimiento (para abordar las patologías derivadas) y cumplimiento de mínimos de tiempo y técnicas para realizar el tratamiento. El paciente debería poder optar a elegir el Fisioterapeuta que quiere que le atienda. Esto facilitaría la competitividad y disminuiría el gasto en transporte sanitario.

 

Evidentemente redistribuiría los pacientes en “mapas” más cercanos a sus domicilios y más acorde con sus necesidades o percepciones.

 

Otro beneficio a medio plazo sería la activación de la auto-ocupación  y de la actividad económica.

 

Bien, hasta aquí primera parte, espero que os genere interés, próximamente la segunda!

 

 

Manel Domingo.

 

@fisiose