Páginas vistas en total

martes, 9 de diciembre de 2014

Un misterio en el cementerio de la Fisioterapia


Un misterio en el cementerio de la Fisioterapia
 
Fue el sepulturero el primero que pareció darse cuenta de que alguna cosa extraña estaba pasando en el cementerio de las Técnicas y los Libros de Fisioterapia, paseando por el reciento, y haciendo recuento de los nichos y de las tumbas que disponía le dio la sensación de que sus cuentas parecían no cuadrar.

 
El siempre había sido muy meticuloso y registraba periódicamente con precisión los espacios disponibles para poder enterrar a aquellas técnicas de Fisioterapia que habían pasado a “mejor vida”. Los criterios para acordar el entierro eran simples, cuando una Técnica existía en los Libros o bibliográficamente, pero estas referencias escritas hacía un mínimo de diez años que eran vagamente consultadas, y añadido a este dato, se constataba que su práctica había pasado a ser anecdótica, el Consejo de Sabios de  Fisioterapia decidía en honor de los que la descubrieron y de aquellos que la practicaron, escenificar un entierro… Se cavaba un agujero o bien se utilizaba un nicho simple, dependiendo de la relevancia de la Técnica o Método, y se inscribía en una lápida el nombre y el de su autor u autores para que no quedasen en el olvido…
 
El cementerio era un lugar poco frecuentado físicamente, pero cada vez que algún Fisioterapeuta recordaba en algún momento alguna técnica o esta era nombrada por alguien, como por arte de magia brotaba una flor al lado de la tumba, si el número de flores era suficiente, se retiraba la lápida y la técnica revivía nuevamente para el conjunto de los Fisioterapeutas, esto había pasado pocas veces, pero daba sentido a la figura del sepulturero, que periódicamente revisaba las tumbas y recontaba las flores, con la esperanza de poder desenterrar viejos libros y retornarlos a la vida, como si de un milagro se tratase.
 
Pero alguna cosa extraña estaba pasando, parecía que algunas tumbas habían sido profanadas, y a su alrededor tan solo podían contarse algunas flores, pocas, como si tan solo una persona hubiese consultado datos o pensado en ellas… Parecía absurdo, desenterrar una Técnica para una sola persona, y más hacerlo de esa manera, a escondidas, sin tan solo pedir permiso. Y lo más inquietante era que los sabios al ser informados no pudieron constatar que esas Técnicas volviesen a vivir entre nosotros.
 
Se abrió una investigación en toda regla, se destinaron recursos y se las buscó por todos los rincones de la Fisioterapia, y fue entonces cuando el misterio fue descubierto, sí, volvían a estar vivas, y se encontraban entre nosotros y volvían a ser utilizadas. Algunos las habían resucitado y decidieron cambiarles el nombre y explicarlas en esencia igual pero utilizando términos más “modernos”… Eran las mismas pero parecían más jóvenes, tan jóvenes que algunos habían decidido estudiarlas y pagar por ellas. Lo que aprendieron era antiguo y conocido, aunque olvidado por la mayoría, y esto justificó el pago por adquirir un “nuevo” conocimiento.

 
 
Algunos hacen muchas cosas por dinero, hasta llegan a desenterrar muertos sin tener la dignidad de explicar de que fuente bebieron sus conocimientos.

miércoles, 2 de julio de 2014

Fisioterapia y Camellos.


Fisioterapia y Camellos.

 


Cuenta la Leyenda que un día una cría de camello tuvo una interesante conversación con su madre que intentaré reproducir:

 

Cría: Mama, ¿Por qué tenemos gibas?

Madre: Nosotros los camellos hemos de estar preparados para las duras condiciones del desierto, no siempre podemos encontrar agua, las gibas nos sirven para poder sobrevivir durante mucho tiempo sin beber.

Cría: ¿Y por qué tenemos estas patas tan fuertes con pezuñas?

Madre: Es difícil caminar por la arena del desierto, y de día está muy caliente, sin estas patas ni estas pezuñas no nos sería posible ni andar sin cansarnos ni quemarnos.

Cría: Y nuestras pestañas, ¿Por qué son tan largas?

Madre: Las tormentas de arena no nos permitirían ver sin ellas y nuestros ojos se dañarían. La Naturaleza es sabia y los camellos estamos muy bien preparados para el desierto.

Cría: Si todo lo que has dicho es cierto, hay una cosa que no entiendo, ¿Entonces qué hacemos viviendo en un Zoológico mamá?

 

Bien, llegados a este punto algunas reflexiones, los Fisioterapeutas se preparan cuatro años para ser competentes y para aportar a la sociedad el conocimiento y las capacidades que nuestro sistema universitario les ha dado.

 
Por desgracia cuando salen por la puerta de la Universidad, muchos de ellos no pueden ejercer aquello para lo que la sociedad les ha preparado, y para aquello que se espera de ellos, y en cierto modo trabajan “presos” en zoológicos donde no pueden aportar su potencial.

 
Otros, cada vez menos, recorren sus vidas profesionales por tenebrosos y duros desiertos, felices de poder aportar a la sociedad aquello para lo que han estado preparándose con esfuerzo durante mucho tiempo.

 
La sociedad y nuestros sistemas sanitarios deberían ser conscientes del potencial que tiene en sus zoológicos, y al igual que ha decidido en muchos sitios no permitir la presencia de animales en sus circos mostrando una gran madurez y sensibilidad, tampoco debería permitir que los aspectos organizativos y los sistemas sanitarios tengan presos en zoológicos a profesionales que han estudiado para ser libres y no para vivir enjaulados.

 
Que pasen un buen día, y no olviden que crear profesionales para tenerlos en una jaula, finalmente genera frustración, no tan solo en ellos, también la genera en la sociedad, que puede no entender el motivo por el que el dinero público sirve finalmente para llenar zoológicos…

 

 

Manel Domingo

@fisiose

viernes, 4 de abril de 2014

Las 10 malas posturas más comunes

   

Las 10 malas posturas más comunes

Hombre sentado en un banco
Foto: FLICKR/MERMADON 1967
MADRID, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -Sujetar el teléfono con hombro y cabeza, cruzar las piernas, doblar el tronco para coger peso: todos hemos caído en estas malas posturas en alguna ocasión. Muchas de ellas se aprenden en la escuela y otras se derivan del entorno en el que vivimos pero todas ellas tienen consecuencias en la salud del día a día.
   Según explica a Infosalus Manel Domingo, decano del Colegio de Fisioterapeutas de Cataluña y especialista en Ergonomía Postural, el sistema educativo actual carece de una mínima enseñanza sobre cómo deben los niños sentarse, coger pesos o disponer de su espacio de estudio y los profesores tampoco tienen estos conocimientos para transmitirlos a los alumnos o corregir en ellos la consolidación de malas posturas.
   Es llamativo, señala Domingo, que exista una reglamentación legal sobre ergonomía en el puesto de trabajo a través de la prevención de riesgos laborales y que en las escuelas el entorno no esté adaptado a los niños. Así, el especialista señala que existen mesas y sillas estándar que no se pueden acomodar al ritmo de crecimiento infantil, se utilizan ordenadores que no dejan espacio en las mesas para la escritura manual o las mochilas escolares se cargan con demasiado peso.
   A continuación hacemos un repaso de las malas posturas más comunes, algunas fáciles de corregir y otras que por ser un hábito aprendido con los años conllevan una mayor dificultad a la hora de cambiarlas. Domingo señala a Infosalus las más importantes:
1. Síndrome de la billetera. Se da sobre todo en el caso de los hombres al colocarse en el bolsillo trasero del pantalón la cartera y sentarse, en ocasiones, en el caso de conductores u oficinistas, durante horas. Domingo explica que la profusión en el uso de tarjetas lleva a billeteras muy abultadas que se convierten en una especie de alzas para el glúteo y que dan lugar a un dolor lumbar crónico. Evitar este malestar es tan fácil como sacar del bolsillo la cartera y dejarla sobre en el asiento de al lado del coche o sobre la mesa de trabajo o en un cajón.
2. Colocar el brazo izquierdo sobre la ventanilla. También al conducir existe la tendencia a apoyar uno de los brazos sobre la ventanilla o algún elemento de la puerta del coche. Cuando el punto de apoyo crea una postura anómala al colocar el brazo demasiado alto de forma habitual aparecen las denominadas tendinitis del supraespinoso. Ser conscientes de la mala postura en estos casos es la primera norma para evitar realizarlas.
3. Sentarse en la parte delantera de la silla. Muchas de las lumbalgias que ocasionan esta mala práctica se solucionan simplemente acostumbrándonos a utilizar todo el asiento y apoyando la espalda en el respaldo.
4. Tener la silla de trabajo mal regulada. Es importante regular la altura de la silla para que los pies toquen con seguridad el suelo y que rodillas y caderas  formen un ángulo de 90 grados.
5. Coger cosas del suelo mediante la flexión del tronco. Este mal hábito puede dar lugar a hernias de espalda si se realiza de forma habitual. El especialista explica que, aunque debería generalizarse, la opción saludable de doblar las rodillas y bajar el cuerpo para levantarse junto al peso es común entre quienes ya tienen dolor de espalda.
6. Manipular mal las cargas. Cuando se llevan carpetas o elementos pesados hay que intentar aproximarlos al cuerpo para repartir mejor el peso. Lo mismo sucede en el caso de las compras, hay que emplear varias bolsas en lugar de una sola para repartir la carga y así equilibrar la postura corporal al caminar.
7. Llevar bolsos en bandolera. Es un problema en gran medida de las mujeres, señala Domingo, cuyos bolsos además terminan siendo muy pesados y alteran su postura al caminar al intentar compensar de forma natural el peso que portan.
8. Pantalla a un lado de la mesa de trabajo. La pantalla del ordenador debe estar frente al trabajador, si se sitúan a un lado de la mesa es necesario ladear la cabeza y se producen posturas incómodas y forzadas. Además, para mantener una inclinación saludable del cuello al trabajar la línea de visión se debe fijar como punto de partida en la parte superior de la pantalla.
9. Al dormir, hacerlo bocabajo y con la cabeza ladeada. Es una de las costumbres más difíciles de cambiar ya que al dormirnos actuamos de forma inconsciente, señala Domingo. Aún así es posible y necesario cambiar estos hábitos ya que generan tensión en el cuello y problemas respiratorios al comprimir el peso del cuerpo el tórax.
10. Cruzar las piernas. Es una de las malas posturas más comunes y puede producir dolores musculares derivados del intento del cuerpo por recuperar su alineación natural.

lunes, 3 de febrero de 2014

Propuestas para mejorar la Fisioterapia 1

Propuestas para mejorar la Fisioterapia 1



Lo expuesto en este Post es una opinión personal, e intentará proponer soluciones reales a la situación de falta de empleabilidad en nuestro Sistema Sanitario por un lado, y por otro hacer propuestas que mejoren su eficiencia y que racionalice su utilización.
 
 

 

Dada la longitud de este post, lo realizaré en dos entregas separadas en el tiempo.

 

Diferentes problemas nos afectan actualmente, pero me centraré en las que considero fundamentales, a saber:

 

 

-          Sobresaturación de profesionales/Falta de empleabilidad.

-          Dificultad para concertarse individualmente con la Sanidad Pública.

-          Sistema de derivación “complejo”.

-          Falta de un sistema de reciclaje eficiente.
 
-          Especialización.
 


        

 

Empezaremos por el primero: Sobresaturación de profesionales/Falta de empleabilidad.

 

Este punto tal vez el que pueda ser “tachado” más fácilmente de corporativista, así que me detendré a razonarlo con detenimiento para evitar interpretaciones erróneas.

 

Los factores que nos conducen a esta situación son diversos, pero a nivel general dos son los motivos fundamentales:

 

1-      Excesivo número de profesionales para el contexto sanitario actual.

2-      Un contexto sanitario que por sus características es incapaz de absorber a los profesionales existentes.

 

Desgranemos la situación. Nuestro sistema universitario basa su oferta en la demanda de plazas universitarias fundamentalmente, no en la necesidad de profesionales para atender las demandas del sistema.

 

Propuesta de solución: Númerus Clausus, o sea, restricción de plazas teniendo en cuenta primordialmente las necesidades del sistema, en base a las cifras de ocupación. Estas plazas deberían variar anualmente, y deberían ser consensuadas por una parte por las administraciones públicas y el propio Sistema Sanitario, y por otra por los Colegios Profesionales que representan los intereses profesionales de los Fisioterapeutas.

 

Los beneficios a mi entender son evidentes, las Universidades Públicas no generarían un gasto sin retorno a la sociedad, y las Privadas “garantizarían” la ocupabilidad de sus “clientes”. A parte, la nota media de acceso ascendería globalmente y la “calidad” de los profesionales se mantendría en un alto nivel a nivel general sin lugar a dudas.

 

Contexto sanitario: Nuestro contexto sanitario público como el derivado de los seguros de Salud, tiende a “masificar” y centralizar las actuaciones y las intervenciones de los Fisioterapeutas, no hay un “control riguroso” de las intervenciones en ningún caso por parte de las entidades que ”compran” servicios de Fisioterapia y que pagan por ellos, el mismo sistema se autorregula. Por decirlo suavemente, se debería controlar que aquello que se paga como Fisioterapia lo sea, y esté sujeto a unos mínimos exigibles según el proceso patológico lo sea… A modo de ejemplo, un señor con un  IR en la espalda frente a un espejo, con un palo e indicaciones de subirlo y bajarlo como actuación principal de una capsulitas adhesiva puede estar haciendo muchas cosas, pero Fisioterapia, lo que es Fisioterapia a mi entender no… Seguir esas políticas de atención, que todos conocemos y que nadie denuncia genera que un Fisioterapeuta atienda a un alto número de usuarios por un lado, y por otro desprestigia nuestra profesión.

 

Un sistema racional, con mínimos de intervención consensuados, haría necesarios más Fisioterapeutas para hacer Fisioterapia, que es lo que ha de recibir el usuario, y llevaría a nuestro colectivo al reconocimiento que se merece…

 

Es muy probable que tan solo con esta segunda medida, la ocupación en nuestro colectivo mejorara considerablemente, y evidentemente los más beneficiados serían los usuarios, que recibirían la atención que se merecen.

 

Ojo! No digo que esto pase en todos los Centros, sería una mentira mayúscula afirmarlo, pero pasa, todos lo sabemos. Y en la mayoría de los caso no es culpa precisamente de los Fisioterapeutas, aunque evidentemente como en todos los colectivos encontraremos de todo.

 

Yo lo que quiero expresar, en que quien “compra” un servicio de Fisioterapia debería asegurarse de que lo que se está realizando es lo que compró. Otro tema es el precio que paga, que evidentemente debería ajustarse al servicio realizado… Pero todos sabemos que 3 sesiones bien estructuradas pueden ser más efectivas que 10 de “las otras”… Se debería de remunerar mejor y dar calidad real.

 

-          Vamos por el segundo: Dificultad para concertarse individualmente con la Sanidad Pública.

 

 

Nuestro sistema no permite la “concertación” directa de Fisioterapeutas individuales con el Sistema Público, lo que provoca una atomización de los proveedores de Servicios Sanitarios que concentran los riesgos y los beneficios de sus actuaciones, cosa que a mi entender hace más débil a nuestro sistema y no genera una competencia real.

 

Mi propuesta: Un sistema similar con al Francés, pero con algunas matizaciones para hacerlo sostenible, seguro, eficiente y racional.

 

Me explico, todo Fisioterapeuta individual debería poder concertarse con el Sistema Público de Salud, evidentemente su estructura debería atender a una serie de condiciones imprescindibles a nivel de equipación, espacio, conocimiento (para abordar las patologías derivadas) y cumplimiento de mínimos de tiempo y técnicas para realizar el tratamiento. El paciente debería poder optar a elegir el Fisioterapeuta que quiere que le atienda. Esto facilitaría la competitividad y disminuiría el gasto en transporte sanitario.

 

Evidentemente redistribuiría los pacientes en “mapas” más cercanos a sus domicilios y más acorde con sus necesidades o percepciones.

 

Otro beneficio a medio plazo sería la activación de la auto-ocupación  y de la actividad económica.

 

Bien, hasta aquí primera parte, espero que os genere interés, próximamente la segunda!

 

 

Manel Domingo.

 

@fisiose

 

jueves, 30 de enero de 2014

Fisioterapia española versus francesa ¿Por qué cobran más?


Fisioterapia española versus francesa.

 

La intención de este post es la de responder algunas preguntas que se hacen continuamente muchos Fisioterapeutas, y que a nivel general son difíciles de responder sin un conocimiento amplio de los sistemas sanitarios.

 

Pero… ¿de que preguntas estoy hablando? Apuesto que muchos de vosotros os las habéis hecho.

 

 

¿Por qué un Fisioterapeuta Francés cobra más que yo?

¿Por qué en Francia hay una gran demanda de Fisioterapeutas, no existe el paro en la profesión y aquí si?

¿Por qué ante unos ratios similares de profesionales versus población la situación es tan diferente en los dos países?

 

Ruego disculpéis la fecha de los datos estadísticos que utilizaré, probablemente actualmente no sean iguales, pero son los que existen disponibles en la actualidad y nos servirán de referencia. En Francia en el año 2006 existía un Fisioterapeuta cada 1313 habitantes y en España uno cada 1931 (Datos oficiales WCPT). Francia disponía en el 2006 de 45000 Fisioterapeutas, y España de 22000. Población de Francia en esas fechas 59.329.691 h y la de España 40.280.780 h.

 

Extrapolado a la situación actual, y con los datos de España en la mano, estaríamos en cifras similares a las de Francia en cuanto a números de Fisioterapeutas por habitante, dado que ellos han crecido lentamente y nosotros más rápidamente. Nosotros disponemos de unos 38000 Fisioterapeutas actualmente y Francia (no dispongo de datos fiables) ronda los 50000

 

Intentaré explicarme, y con esta primera explicación empezar entrar en el fondo de la cuestión. España no regula por númerus clausus el número de oferta de plazas para estudios de Fisioterapia, Francia si. O sea, Francia crece ordenadamente y genera exclusivamente el número de Fisioterapeutas que requiere ya que su legislación lo permite. Pero España no dispone de legislación al respecto, y crece no según la demanda del mercado laboral, lo hace en relación a la demanda de las persona interesadas en estudiar Fisioterapia. Pero… el caso de España es una ¿“barra libre”?, a efectos teóricos no, pero a efectos prácticos sí… me explico. La posibilidad de “abrir” una “escuela” de Fisioterapia requiere fundamentalmente el cumplimiento de dos condiciones. La primera tener un plan de estudios que pase los “filtros” de ANECA u otras agencias según las Comunidades Autónomas, y el “OK” de la Comunidad Autónoma donde se instalen los estudios. El filtro de ANECA es fácilmente superable si se dispone de la estructura de conocimiento precisa y la capacidad económica para desarrollar el proyecto, pero, el “filtro” de la Comunidad Autónoma que ha de dar el “OK” para su ejecución, debería, y digo debería ( y es mi opinión personal ), tener en cuenta la ocupabilidad de la Comunidad Autónoma y las cifras de ocupación y desempleo como ítem fundamental para “permitir” o no la apertura de una nueva “escuela”. Lo que diré a continuación ya no es una opinión, es un hecho. NO LO HACE, o no es el indicador fundamental para la toma de decisión, lo es marginalmente y el indicador fundamental es la demanda de esos estudios. A los datos me remito, datos que no expondré para no ser cansino…1- ¿Cuantas “escuelas” nuevas se han abierto desde el 2006?,2- ¿Qué situación de empleabilidad tenemos actualmente?,3-¿Han dejado de abrirse “escuelas”?. La respuesta a mi entender es:1- Muchas no, demasiadas. 2- Mala por no decir muy mala para los recién terminados. 3- Más bien no…

 

Pero lo anteriormente expuesto no responde a las preguntas iniciales ni de broma, sigamos analizando…

 

De entrada el sentido común a la pregunta ¿Por qué un Fisioterapeuta Francés cobra más que yo? Nos debería llevar a un ejercicio estadístico. ¿Es el Salario medio de Francia el mismo que el de España? Os ahorro la reflexión mental y la respuesta. NO. En el año 2013 el bruto mensual francés fue de 2130 y el español 1615 cuando la media de la UE fue de 1936… Espero no haber generado ninguna depresión en los lectores.

 

Y ahora el dato que estáis esperando: ¿Qué salario medio cobra un Fisioterapeuta español y un Fisioterapeuta francés???? Pues o no está publicado o no lo he encontrado por más que he buscado y he consultado… Ni en España ni en Francia… Pero confiad en mi, la diferencia es muy grande!!!! Se que estáis de acuerdo conmigo… Si alguien dispone del dato agradecería me lo facilitase para incluirlo en el post.

 

Lo anteriormente expuesto en lo relativo a la diferencia de salarios en España y en Francia es parte de la explicación, pero, sigue sin explicar el motivo.

 

Sigamos avanzando, cada vez nos aproximamos más a los motivos fundamentales. La clave está en las diferencias entre los Sistema Sanitarios en ambos países. Como es un tema denso, intentaré explicarlo rápido y fácil, así que ruego me disculpen “los puristas” y los expertos en el estudio de los Sistemas Sanitarios estatales e Internacionales que puedan leer esta entrada, seguramente lo estarán haciendo por equivocación.

 

Sistema español: El paciente va al médico que le “toca”, el médico le pauta Fisioterapia, el sistema le dice donde ha de ser tratado. En conclusión, el paciente no elige ni el lugar ni el Fisioterapeuta. El lugar donde se le trata o bien es público, o bien está “concertado” con el sistema, conseguir concertarse como Fisioterapeuta individual con el Sistema Sanitario público es efectos prácticos IMPOSIBLE. Conclusión, el Fisioterapeuta individualmente no puede concertarse con el Sistema Público, el paciente no puede elegir el lugar donde será tratado. Añadiremos a este “aliño” los Fisioterapeutas pueden tratar dependiendo del lugar entre 4 y 8 pacientes hora dependiendo de la tipología etc…

 

Sistema francés o “de caja”: El paciente va al medico, el médico pauta Fisioterapia, el paciente va al Fisioterapeuta que quiere, el Fisioterapeuta puede concertarse individualmente con el Sistema Sanitario Público fácilmente ( prácticamente todos lo están), el Fisioterapeuta trata entre 1 y 3 pacientes por hora generalmente. Fin de la película. Conclusión, el paciente elige lugar y profesional, el Fisioterapeuta está concertado con el sistema. Y además ve 2,3 pacientes, sumado a que el sistema le paga puntualmente y bien…

 

Consecuencias de lo expuesto:

 

El Fisioterapeuta francés tiende a ser liberal y al poderse concertar con el sistema, la base fundamental de su ingreso viene del propio Sistema Público, y como ve menos pacientes que los españoles son necesarios más Fisioterapeutas para atender un mismo número de pacientes. Como consecuencia en Francia los Fisioterapeutas liberales tienen unos ingresos superiores a los asalariados. Ergo los Fisioterapeutas franceses quieren ser liberales.


 

 

El Fisioterapeuta español es liberal porque no le queda más remedio, evidentemente no puede trabajar individualmente con el Sistema público de Salud y tiene dos caminos, o trabaja privados (eso que no existe tanto como aquí en Francia dado que el sistema les trata por vía pública satisfactoriamente) o con Mutuas. Como ha de competir con otros Fisioterapeutas trata tantos pacientes por hora o más que el Sistema Público, cuando trabaja con Mutuas para conseguir conciertos con ellas, que le pueden llegar a pagar 4 o 5 tristes Euros por tratamiento… Y desgraciadamente compite ofreciendo un precio menor que la “competencia”, cosa que a nivel de gestión es directamente proporcional a tener que ver más pacientes por hora. Luego queda la opción B, trabajar con privados, otra vez lo mismo, compito con precio con la “competencia” a más Centros de Fisioterapia en una zona menores precios… y si hay muchos Fisioterapeutas, hay muchos Centros. Ergo el sueño de todo Fisioterapeuta español es ser funcionario y trabajar para la SS...


 

 

Conclusión, los franceses cobran más, tienen más tiempo por paciente, son liberales, les faltan Fisioterapeutas.

 

Los Fisioterapeutas españoles, o bien sobreviven, o bien emigran…

 

La cuadratura del círculo: Fisioterapeutas españoles, que han estudiado en una Universidad Pública (que pagamos entre todos) emigran a Francia. Coste de formación para el Estado Francés para preparar a ese profesional altamente cualificado 0 Euros, ya paga España…

 

¿Somos mejores Fisioterapeutas que los franceses? A nivel de conocimiento sin duda alguna sí, somos universitarios y ellos no, y estudiamos un año más. A nivel práctico… tengo mis dudas, ellos ejercen la Fisioterapia que estudian aunque sea menos y  nosotros mayoritariamente no, no porque no queramos, porque no podemos.

 

En fin… espero vuestras opiniones, otro día me podré con UK, USA o con Italia, otros sistemas otras realidades, y otra cosa con la que comparar, auque como dice el dicho “las comparaciones son siempre odiosas”… ¿o no?

 

 

Manel Domingo

@fisiose