Páginas vistas en total

lunes, 9 de diciembre de 2013

Sobre el Intrusismo Sanitario. Para Quiromasajistas "desinformados"


Sobre el intrusismo sanitario.

 

Últimamente el tema está resurgiendo en el mundo 2.0, bien, nunca ha dejado de estar presente, pero estos últimos días a raíz de una entrada en un Blog ha “resucitado” con fuerza el “debate”.

 

La novedad, esta vez los “intrusos” han interaccionado con los Fisioterapeutas y se ha abierto un debate, en el que tal vez el fondo y el espíritu del “problema” se han “desviado”

 

Aparentemente, los no sanitarios se amparan en un epígrafe de IAE y afirman que eso ampara su actividad como “Legal”… Como creo en la bondad humana y en la buena fe, entiendo que les falta información, y que la que tienen, tal vez se les ha explicado “incorrectamente”…

 

Centremos el tema, intentaré ser poco técnico, y explicar el tema con sencillez.

 

 

Las Profesiones Sanitarias están reguladas en España por una Ley que conocida como LOPS (Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias), a nivel esencial esa Ley enumera quienes son Profesionales Sanitarios y especifica que para intervenir entre otras cosas sobre la población afecta de patologías se ha de estar reconocido como Profesional Sanitario, pudiendo intervenir cada Profesional dentro de unos límites y funciones generales que marca esa Ley.

 

Una vez el Profesional Sanitario ha conseguido su título, ha de decidir como ejerce su actividad, tiene básicamente dos caminos, con un contrato laboral o como profesional libre, en el segundo caso para ejercer esa actividad ha de darse de alta en el régimen general como Autónomo y su actividad queda sujeta a un epígrafe de IAE (Sanitario)

 

Para ejercer una actividad Sanitaria, es imprescindible (me centraré en el ámbito privado) a día de hoy (aunque una nueva Ley puede variar este prerrequisito en alguna Profesión Sanitaria) estar Colegiado, y el lugar donde se realiza esa actividad ha de estar dado de alta como Centro Sanitario. Estos temas están normados en normativa básica y en diferentes Leyes estatales y autonómicas por tener estas últimas competencias transferidas en ámbitos Sanitarios.

 

 

Llegados a este punto podríamos resumir que para poder atender legalmente a población “con patologías”:

 

1-      Estar en posesión de un título oficial de una profesión reconocida en la LOPS.

2-      Estar contratado como profesional sanitario o ejercer la profesión como autónomo.

3-      Estar Colegiado (si se ejerce en el ámbito no público, dependiendo de la CA en el público también)

4-      Ejercer la profesión en un Centro con autorización sanitaria.

 

Bien, analicemos el caso de las “profesiones” que no cumplen los requisitos 1,3,4…  No todas las “profesiones” requieren un nivel académico reconocido para ser ejercidas, sin ánimo peyorativo y a modo de ejemplo enumeraré algunos casos: Un peón, un vendedor de prensa, un cajero de un supermercado… Esas actividades no requieren reconocimiento académico, existen y tributan. Un peón puede ejercer como autónomo, y cualquier emprendedor puede montar un Kiosco de prensa y ser autónomo, sus actividades están reconocidas en epígrafes de IAE, de hecho, hacienda clasifica cualquier actividad económica a efectos recaudatorios de dicha actividad. Que un Peón pueda darse de alta como autónomo no implica que pueda deba hacer los planos de un edificio ni que esté capacitado para hacerlos, podría hacerlos evidentemente, pero lo haría de una forma ilegal, y podría edificar una casa sin pedir las licencias oportunas, de hecho existen casas edificadas en esas condiciones…

 

Hacienda, creando un epígrafe de IAE simplemente afirma que una actividad existe y que ha de tributar, pero no norma sobre la legalidad de la misma.

 

A modo de ejemplo, centrémonos en la “actividad” de un “quiromasajista”, no existe texto legal que reconozca esa profesión como tal, ese status no existe para el quiromasaje, tan solo es una actividad económica… Ante esa falta de regulación vive en un “limbo legal”, pero cuidado, deberá ejercer esa actividad en los espacios no regulados, y el Sanitario lo está, por tanto, deberá limitarse a “ejercerla” sin intenciones terapéuticas, en el ámbito del bienestar, que no está regulado… (aunque a todas luces la requeriría).

 

El “escudo” de “yo también tengo RC”, es curioso… Evidentemente han de tener una RC, como la tiene un peón o el Kiosquero… toda actividad económica la ha de tener, es simplemente un tema de obligatoriedad legal, también la han de tener en el Café que hay frente a mi casa, pero cubrirá a los efectos de su actividad legal, no a los efectos de extralimitarse, al igual que no cubriría a un peón haciendo planos, no cubrirá a un quiromasajista haciendo tratamientos terapéuticos…

 

Llegados a este punto, espero que los que ejercen tratamientos terapéuticos sin estar habilitados para realizar esa actividad se replanteen las cosas, y que regularicen sus actividades, tal vez no lo sabían (muy probablemente han vivido en el desconocimiento interesado por quien no se lo explicó), pero ahora lo saben tras leer estas líneas, espero que su responsabilidad y su conciencia les ayuden a ser honrados.

 

Y una llamada a las Autoridades Sanitarias, que si fuesen tan eficientes como los son sus colegas de tráfico, esto estaría solucionado hace lustros… Hagan cumplir la Ley, los ciudadanos les han confiado su Salud, no les decepcionen…

 

 

Manel Domingo

@fisiose

lunes, 2 de diciembre de 2013

Queremos se Fisioterapeutas, ¡No Marionetas!


Queremos ser Fisioterapeutas, ¡No Marionetas!


Demoledora frase vista en Twitter y escrita por un estudiante de cuarto de Fisioterapia.
¿ Es un pensamiento que tan solo invade las mentes de los estudiantes, o tal vez lo es de muchos seamos estudiantes o no? Apuesto por la segunda opción...

De todos es sabido que las Leyes van más lentas que los avances de la propia sociedad, es un mal universal... El problema aparece cuando la sociedad frena su evolución sin que las Leyes la obligen... o no todas las Leyes.

Digamos que los Fisioterapeutas disponemos actualmente de unas competencias profesionales concretas, han llegado de la mano de Bolonia y se han materializado con nuestros nusvos estudios de Grado, pero ¡Sorpresa! Aún y disponiendo de determinadas competencias no podemos ejercerlas en muchos ámbitos de actuación de nuestra profesión.



¿El motivo? 

Los aspectos organizativos, suena intrigante, y parece carente de sentido, pero es así... Digamos que el sistema sigue la máxima de  ¿ Dónde va Vicente ? a donde va la gente. Los sistemas que deciden como hemos de realizar nuestras intervenciones, en los ámbitos públicos, hospitales privados, compañias de seguro privados y mútuas laborarales en algunos casos han utilizado el modernisimo “corta y pega”, de hecho hace años que lo utilizan, incluso antes de la aparición de los ordenadores.




Intentaré explicarme, la Ley dice que en nuestro sistema público de Salud, para atender a un paciente es requesito indispensable que nos venga derivado por un médico, este a efectos legales es el responsable asistencial del paciente ( esta Ley a todas luces debería ser modificada...), bien, de cualquier médico, se pasó a un médico Rehabilitador, casi por arte de magia... O no tanta magia, el sistema intentó ordenarse, hizo un símil fácil, que tan solo puede ser entendido en el contexto histórico en el que realizó. Remontemonos a los inicios, los Fisioterapeutas eran ATS, y los ATS como su nombre indica Asistían a los médicos, fué fácil, en aquel momento los Fisioterapeutas se convirtieron en los enfermeros de los Rehabilitadores, y así quedó instaurado... Se organizaron las estructuras de tal manera que, para que un Fisioterapeuta pudiese ver a un paciente, previamente tenía que pasar por un RHB, los hospitales y las estructuras sanitarias tienen libertad para organizarse como crean conveniente, eso no está legislado. Pueden decidir que un paciente pasará por un administrativo antes de entrar en una consulta, o lo puede hacer un auxiliar o un enfermero... Son meros aspectos de como organizar los circuitos aisistenciales, no hay normas de obligado cuplimiento en este aspecto... 

Pero la centralización generó “corta-pegas”, todo el sistema se replicó, y lo que era opcional se convirtió en la norma... Y entre esas normas, que se pueden realizar de muchas maneras, quedó impregnado el sistema organizativo en el que él paciente pasa antes por el RHB  de pasar por el Fisioterapeuta.

Y se replicó a todos los niveles, de los hospitales públicos a los ambulatorios, a los hospitales privados, a alguna compañias de seguros, mútuas de accidentes laborales... Se expandió como un cáncer.

Y como la Ley dice que el paciente ha de pasar por un médico en el sistema privado, y el RHB es evidentemente un médico, la Ley no se incumple...

Llegó Bolonia, pero los sistemas organizativos no cambiaron, no se adaptaron, no se hicieron más eficientes, siguieron como si tal cosa... Las cosas de Palacio van despacio, y en este caso el sistema tenía un problema, el sinsentido de los sistemas organizativos creó multitud de plazas “en propiedad” de RHB que tenían derechos laborales adquiridos, y al plantearle al sistema el sin sentido,al estudiar el tema en cuestión no se atrevió a cambiar su organización... No diré los motivos pero todos podeis imaginaros algunos de ellos... resumiré el tema utilizando la palabra Lobby...

Y el sistema aprendió a utilizar sus ventajas, las compañías de seguros visualizaron las virtudes de tener un “guardia urbano” regulando el tráfico de pacientes. Hospitales privados y mutuas laborales pensaron, si se hace en la pública debe ser bueno...



Tras esto llegaron más problemas, los “guardias urbanos” se olvidaron que eran médicos y se dedicaron a “gestionar” y eso contamino al sistema, auque en algún lugar los pacientes llegaban sin pasar por el “guardia” su control, y sus sistemas trabajando con volúmenes generaron una caída en picado de los precios que se pagavan por la asistencia.

Bueno, tocará romper el sistema... en eso estamos... Hay que cambiar un par de Leyes, yque a los gestores sufran les entre un ataque de sentido común y que calculadora en mano se den cuenta que esto solo beneficia a los “guardias” y no a la sociedad...

En resumen, somos marionetas, por un lado del Sistema y por otro de los precios que algunas aseguradoras nos pagan, romperemos los hilos, seguro... Y para los que ya saben de que va, de paso romperemos el saco, puestos a romper ;)