Páginas vistas en total

miércoles, 27 de junio de 2012

El hombre es un lobo para el hombre.

“El hombre es un lobo para el hombre”

Alexander Hamilton, John Locke, Jean-Jacques Rousseau y Montesquieu contribuyeron al desarrollo de la línea de pensamiento conocida como “Separación de Poderes”, es una de las bases de la democracia y del funcionamiento de los Estados  tal como se entiende actualmente, básicamente divide los “sombreros” con capacidad de decisión en tres clases, y hace incompatible la utilización de más de uno de ellos.


Tengo poco pelo y un solo sombrero. Pero curiosamente me “relaciono” con personas que parecen tener más de uno, esto les genera una confusión mental acentuada… Hablan, trabajan, negocian sin saber que sombrero llevan puesto en esos momentos, una cabeza admite un solo sombrero, pero puede tener diferentes y lícitos intereses… Imaginaros un señor vestido de mecánico regulando el tráfico, otro con un bañador de socorrista en el Congreso de los Diputados o alguien ataviado en plan ejecutivo en la cola de un comedor social…
Si uno tiene la suerte o la desgracia de tener un nutrido sombrerero, ha de saber que corre el riesgo de que su ego, su persona y a la vez su cabeza crezcan. Es difícil remar hacia diferentes intereses, cansa demasiado, y al final por un tema de practicidad supina, hay que elegir un camino…

No hay que construir y adaptar sombreros a las cabezas, hay que buscar cabezas que entren y encajen con los sombreros.
Los mecanismos de “checks and balances” que podríamos traducir como controles y contrapesos, existen de una manera estandarizada en el funcionamiento de los Estados, sobre todo y con más intensidad en los Anglosajones. Son sistemas  de “marcaje” que permiten “vetarse” mutuamente a los tres poderes, para garantizar que ninguno de los tres podrá imponerse al resto.
Vivimos en un sistema profesional armado de amplios sombrereros y sin claros “checks balances”
Creo que a las profesiones nos iría bien aprender de la historia, y adoptar sistemas más transparentes y garantistas para la toma de decisiones o la defensa de los intereses profesionales.
Tito Macio, en su obra Asinaria (Comedia de los Asnos), vino a decir algo así como “ El hombre es un lobo para el hombre”, esta obra se escribió sobre el año 200 a.c . Posteriormente, ya en el Siglo XVIII se promulga la Separación de Poderes. En esencia, el motivo fundamental de esta separación y la creación de un Estado ideal, nace del pensamiento ilustrado que promulga que el Estado ha de tener como fin,” proteger a los hombres de los hombres” y garantiza esta protección fragmentando el poder, que hasta aquellos momentos recaía en la Figura de un solo hombre.
Los siglos pasan, pero los hombres no aprendemos de nuestros errores y  seguimos tropezando con las mismas piedras.

Manel Domingo @fisiose

lunes, 25 de junio de 2012

El Futuro de la Fisioterapia en manos de los Fisioterapeutas.

El Futuro de la Fisioterapia en las manos de los Fisioterapeutas.

La Fisioterapia avanza en España, en poco tiempo hemos conseguido llegar a un consenso para redefinir nuestra disciplina, consensuando una nueva definición del Acto Fisioterápico que trascribo:

La Fisioterapia es una profesión de la salud, que presta un servicio a la sociedad.El fisioterapeuta, como profesional experto, reúne los conocimientos científicos y las competencias necesarias para llevar a cabo en su totalidad el proceso de atención fisioterapéutico de los pacientes a su cargo, con la mayor calidad posible, en el ámbito de su autonomía en el ejercicio de su profesión.

El avance de la profesión, así como las nuevas competencias otorgadas al fisioterapeuta en virtud de la Orden CIN 2135/2008, de 3 de julio (BOE 19/07/2008), hace necesario que, en el cumplimiento de los fines estatutarios del Consejo General
de Colegios de Fisioterapeutas de España, se establezca una definición oficial del Acto Fisioterápico.
Se considera Acto Fisioterápico todo servicio prestado por el Titulado en Fisioterapia, realizado en el ejercicio de su profesión con libertad de decisión y autonomía profesional, dirigido a ciudadanos, grupos y comunidades. En el ámbito clínico, el Acto Fisioterápico desarrolla el proceso de atención fisioterapéutico, el cual incluye: la obtención de datos exploratorios y su valoración, la elaboración del diagnóstico fisioterápico, la planificación y promulgación del tratamiento fisioterapéutico, su ejecución mediante procedimientos manuales e instrumentales, la evaluación de los resultados alcanzados, el establecimiento e implementación de los registros pertinentes o, en su caso, de la historia clínica, la elaboración de informes sobre la evolución del paciente y de alta del tratamiento fisioterápico. Todo ello, basándose en las consecuencias de las alteraciones del estado de salud en el movimiento y con el objetivo de prevenir, tratar y reeducar tales alteraciones, restaurando el movimiento funcional en un entorno biopsicosocial y en todas las áreas clínicas y ámbitos laborales.

En el ámbito sociosanitario también es Acto Fisioterápico el examen de peritación realizado por el fisioterapeuta a requerimiento de terceros, la planificación y puesta en práctica de programas de Promoción de la Salud y de Educación para la Salud en su campo competencial, así como las acciones de formación en materias propias de su desempeño profesional.”



El abandono del paradigma basado en la utilización de medios físicos, al salto del paradigma que relaciona las alteraciones del estado de salud con el movimiento y la función en un entorno biopsicosocial dará frutos a medio largo plazo, y nos llevará a focalizar nuestras intervenciones en un espectro de atención nutrido de evidencia científica.

A su vez, avanzamos lentamente en las especialidades en Fisioterapia, el camino es largo y su resultado todavía incierto, pero es evidente que es un camino sin retorno que nos ha de llevar a una más alta presencia en el sistema sanitario y a una mejora en la atención de nuestros profesionales a la sociedad. En  todos los países que han dado este salto, la Fisioterapia ha salido reforzada y ha mejorado su presencia en los sistemas de salud.


Actualmente los Fisioterapeutas podemos acceder a los programas de Doctorado, este ha sido uno de los frenos más importantes que han impedido nuestra evolución profesional durante los 50 años de historia de la Fisioterapia española. Ahora es el momento con nuestros primeros Doctores de subsanar ese déficit, necesitamos investigación y la tendremos.


No son pocos los retos que se nos presentan, ni tampoco los objetivos que tenemos que conseguir, pero no dudéis que estamos preparados, es nuestro momento. Los próximos 4-5 años son claves y determinaran si aquello que potencialmente podemos conseguir será una realidad palpable o “lo que pudo haber sido y no fue”. Por una vez el futuro de la Fisioterapia parece estar en manos de los Fisioterapeutas, y nadie tiene unas manos como las nuestras, no?


Manel Domingo @fisiose

miércoles, 20 de junio de 2012

En Tierra Magufa.


En tierra magufa nada crece, nada perdura...

Modas, modas... En una sociedad consumista todo corre demasiado, el discurso fácil es el Rey y seguir la tendencia del momento parece ser lo que más se lleva.

Contaminados por el consumismo que lo es todo, este mundo gira alrededor de lo fácil, lo poco elaborado. Priman las ventas, el recurso económico inmediato.

En el caso concreto de la Fisioterapia no podíamos ser diferentes, construimos técnicas y metodologías de tratamiento sustentadas en el marketing y tras el, castillos de naipes, que son incapaces de sustentar por mucho tiempo el implacable análisis de la Ciencia. Tras “construir”, el paso inmediato es “pasar por caja”, nada renta más que una formación de moda, estar en la onda e invertir en la terapia revolucionaria del momento. Unas fotos con algún deportista o artista de moda al que se le aplica el método es el toque marketiniano final, rentabilidad garantizada, todos seguimos en masa los iconos mediáticos y nuestros clientes no se comportarán de manera diferente.

Pero, STOP!... ¿Que un futbolista se ponga una pulserita magnética en su muñeca garantiza su efectividad?, ¿Unos zapatos curvados nos harán perder peso?, ¿ El biomagnetismo tiene efectos saludables?, ¿ Ha demostrado la Kinesiología Holística alguna efectividad?, ¿ Todo se ha de manipular ?...

Somos sanitarios, no vendedores de humo, ¿o no?... ¿Que nos está pasando?

Hemos de aplicar los mismos filtros de seguridad estandarizados en otras profesiones y seguir los pasos de la lógica. Primero investiguemos, tras esto y tras demostrar, formemos a nuestros colegas. ¿De todas esas técnicas que todos conocemos, que se vendían como la panacea universal cuantas perduran con la misma intensidad que cuando aparecieron?, ¿ Cuantas han soportado el paso del tiempo?, ¿ Cuantas estaban basadas en estudios sólidos?, ¿ Cuantas pasaron por las fases antes nombradas antes de salir al mercado de la formación?

Un poco de seriedad, señalamos a los “alternativos” con el índice y los acusamos de ser unos magufos inconscientes, que engañan y expolian a los incautos que se acercan a ellos con un problema de salud. Pero compañeros, nosotros somos los primeros que hemos vivido, y vivimos, desde tiempos inmemorables en tierra magufa, donde nada crece, donde nada perdura... O transformamos el suelo que pisamos en algo fértil y sólido o nos hundiremos en las arenas movedizas.

Manel Domingo.

lunes, 18 de junio de 2012

Medir, el único camino.


Medir, el único camino.

Según la OMS en su informe publicado en 2010 “La financiación de los sistemas de Salud, la financiación hacia la cobertura universal” Entre un 20 y un 40% del gasto sanitario es ineficiente, debido al mal uso de las pruebas complementarias y inadecuadas pautas farmacológicas entre otros aspectos.
Estos datos, que me atrevo a tildar de “devastadores”, no contemplan los sistemas de gestión utilizados actualmente, digamos que analiza superficialmente la estructura fundamental de los sistemas sanitarios, focalizando su atención en el gasto farmacológico y en el uso de pruebas complementarias... Podríamos decir que una parte del gasto sanitario se va “por la taza del WC” sin dar un valor añadido de ningún tipo a esa inversión.
Parece evidente, que deberíamos ser capaces de demostrar las bondades de nuestra intervención, y disponer de indicadores que demuestren el ahorro de nuestras actuaciones en los sistemas de salud. Nada más lejos de la realidad, no disponemos de guías clínicas ni protocolos estandarizados, y esto genera dos problemas fundamentales. El primero que es imposible medir los resultados de nuestro trabajo, y el segundo y más preocupante, que no siempre basamos nuestros tratamientos en la evidencia científica.
Está claro que deberíamos medir, y no tan solo el resultado de nuestros tratamientos sobre la salud de la población, deberíamos poder estadificar como influyen en la carga farmacológica de los pacientes, en los días de baja que estos realizan controlando estos resultados en estudios de doble ciego, y en la percepción de salud de los usuarios que han pasado por nuestras manos.
Fisioterapeutas obligados a tratar a 8 pacientes por hora en algunos sistemas públicos de Salud, no ayudan a solucionar nuestros problemas, es un despropósito continuar por estos pedregales, probablemente a los pacientes se les diga que están haciendo Fisioterapia, pero a mi entender eso de Fisioterapia tan solo tiene el título del profesional que les está atendiendo. O replanteamos nuestras intervenciones o saldremos expulsados del sistema. Y además es seguro que la influencia de los tratamientos realizados es o bien nula, o no lesiva...
Estas sistemáticas de actuación han contaminado la asistencia de los usuarios de aseguradoras médicas, que pagan una media con alguna digna excepción de entre 4 y 7 Euros por sesión de Fisioterapia... Saquen números y verán de donde salen los 8 pacientes horas en algún caso, si restamos los gastos fijos de explotación, pagamos a los profesionales y queremos sacar algún beneficio es la única manera de mantener un negocio... eso si, sin darnos cuenta que hemos dejado de trabajar de Fisioterapeutas.
A mi entender hay solo un camino, Fisioterapia de calidad, con números que sustenten que es más económico y eficiente ver 2 o 3 pacientes hora como máximo. Para eso hay que medir y demostrar a los sistemas de salud públicos y privados que invertir en Fisioterapia es ahorrar dinero, seguir el otro camino es consolidar la humillación profesional a la que nos vemos sometidos.
Necesitamos que nuestros doctores, nuestras universidades y los gestores nos ayuden en este camino, y sobre todo transformar nuestra forma de pensar y de entender la Fisioterapia. Los centros privados con pacientes privados demuestran cada día las bondades de la Fisioterapia, y lo hacen porque los pacientes siguen acudiendo y confiando en ellos.
Espero que algún día se produzca el cambio, y que la atención a los pacientes esté por encima de la rentabilidad de nuestros negocios, el tiempo está demostrando que seguir el camino del volumen, en un mercado saturado de Fisioterapeutas no hace otra cosa que bajar los precios. El mercado libre es positivo, pero no lo ha de ser a costa de la calidad de los tratamientos ofrecidos. Que sea la evidencia científica quien marque el tipo y la duración necesaria de los tratamientos, y a partir de ese punto que entre la libre competencia.
Manel Domingo.

viernes, 8 de junio de 2012

Elefantes y Gacelas. Quién llegará antes...

Elefantes y Gacelas.  Quién llegará antes ...



Dijo Eintein “Si quieres resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”

Y también dijo Eric Hoffer “ En tiempos de cambio, quienes estén abiertos al aprendizaje se adueñarán del futuro, mientras que aquellos que creen saberlo todo estarán bien equipados para un mundo que ya no existe”

Parece claro que estamos ante un cambio estructural en nuestra sociedad, no coyuntural. No solucionaremos nuestros problemas cambiando la coyuntura política, lo conseguiremos tan solo cambiando nuestras reglas del juego, nuestra estructura básica. Esto está empezando a impactar e impactará con más fuerza si es posible en nuestras estructuras sanitarias, y no tan solo a nivel local, el impacto es y será global.
Hemos de abrir nuestras mentes, y empezar a valorar si las estructuras que gobiernan la Fisioterapia serán eficientes en un futuro, y a su vez si nuestras sistemáticas de trabajo y nuestra profesión estará preparada en su momento para ese cambio.

Todo va más rápido, todo avanza vertiginosamente, pero nosotros caminamos como elefantes corriendo tras gacelas… Todos vemos un futuro diferente, con reglas diferentes, es como si dispusiéramos de una máquina del futuro, y aún y viendo lo que va a pasar no moviéramos ni un dedo para evitar una catástrofe… como si no fuera con nosotros.

Hay que ir más rápido, deberíamos poder tomar decisiones y plasmarlas a nivel práctico a una velocidad superior… Hay que medir nuestras actuaciones y tener resultados objetivos, hay que soltar lastre abandonando lo que no funcione y no sea mesurable. Somos una profesión sanitaria, que puede y ha de dar garantías a la población sobre la eficacia y la eficiencia de sus intervenciones, nos hemos de diferenciar de lo magufo y de lo místico… Un día dije que la Fisioterapia está metida en el saco del equipo multidisplinar, pero nosotros también tenemos nuestro saco propio, el saco de lo alternativo, de lo energético, de lo magufo… ese saco pesa demasiado y está empezando a perjudicarnos. Hay que abrirlo antes de que se rompa, (y con el nosotros), o que no nos deje avanzar. Si queremos ser gacelas y diferenciarnos utilizando la marca Fisioterapia asociada a evidencia, eficacia y eficiencia, y a su vez adaptarnos a lo que viene hay que ser más ligeros y tener menos frentes abiertos.  

Manel Domingo.

lunes, 4 de junio de 2012

Diferenciando la Fisioterapia.


Diferenciando la Fisioterapia.

Clásicamente se ha definido la Fisioterapia en España como la disciplina que utiliza medios físicos para restablecer la salud o bien para prevenir la aparición de enfermedades.
Parece claro que en este paradigma, el protagonista es el medio que se utiliza para sanar o prevenir la aparición de una enfermedad. Poco nos diferencia de otras disciplinas sanitarias… podríamos afirmar que el enfoque se centra en las “herramientas” que utilizamos para abordar un problema, más que en como lo abordamos, ha parecido lógico que el fin único de todos los sanitarios es sanar, por lo tanto nos hemos diferenciado unos de otros en las “herramientas”, en las funciones de cada uno, en las partes que se han de sanar… Odontología trata “los dientes, boca y maxilares”, Podología los pies, Dietistas la nutrición, Médicos utilizan la cirugía y la farmacología, Terapia Ocupacional la ocupación como herramienta terapéutica, Los Fisioterapeutas utilizamos los medios físicos… 
Todos estudiamos la misma anatomía, fisiología, patología … y la población nos diferencia más por los nombres que por lo que verdaderamente hacemos, esto es extrapolable incluso a las relaciones y el conocimiento entre profesionales de Ciencias de la Salud, tenemos una idea vaga y poco precisa de lo que hacemos, muchas veces nos cuesta decidir si lo más correcto es derivar a un paciente a un Traumatólogo o a un Reumatólogo, o bien a un Podólogo o a un Traumatólogo, o a un Endocrino o a un Dietista, o a un Fisioterapeuta o a un Terapeuta Ocupacional… Si a nosotros nos cuesta, imaginaros a la población con conocimientos básicos de nuestras disciplinas!
Centrémonos en nuestro caso, la Fisioterapia. Utilicemos un símil, los mecánicos, supongamos que la definición de mecánico fuera, los profesionales que utilizan determinadas herramientas para arreglar vehículos… Ufff!!! Esto generaría problemas en la población, uno sabe que un mecánico es un profesional que arregla vehículos, que se encuentran en talleres, que los hay que arreglan coches, motos, camiones , y para que todo transcurra en los cauces de la normalidad hay que llevar el vehículo al taller que toca. Uno no lleva un camión a un taller de coches, y todos sabemos que un mecánico de coches normalmente no tiene porqué saber reparar motos y viceversa… Si llevo una moto a un taller de camiones el mecánico del taller tiene clarísimo como orientarme y a donde mandarme para arreglar mi moto, no? Es más, tiene clara cual es su función, y no tiene un problema filosófico de cual es el mejor abordaje para el cambio del cigüeñal… lo tiene claro, entre ellos los hay expertos en temas eléctricos, de carrocería etc… pero saben señoras y señores, a mi como cliente me da igual lo que hagan cuando dejo mi vehículo! Yo solo quiero que me lo arreglen, poco me importa si lo ha de ver el chapista o el electromecánico, a mi me importa que me solucionen el problema!
Pues señoras y señores, esto que es tan básico en salud  lo tenemos mal resuelto, la población en general da vueltas y vueltas por el sistema con sus problemas, mientras los profesionales asumimos, o derivamos y derivamos… eso en el mejor de los casos, en otras ocasiones jugamos al tenis, yo te lo mando a ti, tu me lo devuelves y yo te lo vuelvo a mandar, yo digo que es tuyo y tu dices que es mío… en fin, un retrato circense de una realidad que vivimos día a día en nuestro quehacer diario…
Si quieren evitar confusión entre sus pacientes y entre el resto de profesionales sanitarios les propongo que utilicen la nueva definición de acto fisioterapéutico, y que cuando les pregunten que hacemos los Fisioterapeutas digamos, tratamos las alteraciones del movimiento y restablecemos la función, nos identificarán más fácilmente, y nos diferencia del resto claramente… y lo más importante, que nosotros lo tengamos claro y que nos centremos en lo que sabemos hacer y para lo que hemos estudiado. Utilizando el ejemplo de los mecánicos, si sabemos arreglar coches, arreglemos coches y profundicemos en el conocimiento de los coches, los camiones y las motos los arreglan mejor otros… Así que dejemos a los Dietistas la Nutrición, a los Médicos la farmacología etc… y utilicemos productos originales de la marca Fisioterapia, son los mejores para tratar las alteraciones del movimiento, para restablecer la función y tienen garantía… Utilizar martillos percutores y otras trastos varios nos puede llevar por mal camino y confundir al resto de sanitarios y a la población sobre que somos y que hacemos…

No tiene demasiado sentido que lo que nos defina sean las herramientas que hemos aprendido a utilizar... es más lógico que nos definamos por lo que hacemos con esas herramientas... Una herramienta o un conjunto de estas no debe definir una profesión, el eje central de una profesión debe ser lo que hace y para que sirve... Es más fácil decirle a un paciente mejoraré tu movilidad y haré que puedas volver a hacer lo que hacías antes, en lugar de utilizaré medios físicos para mejorar tu problema... Con todo el respeto del mundo, Eso no lo entiende ni Dios! 

Y si nosotros lo tenemos claro, será más Fácil entender que la quirobioenergética, el Reiki y un largo etcétera no son Fisioterapia ni de broma....
Y si alguien quiere seguir otro camino que lo tenga claro, por respeto a los que somos Fisioterapeutas no debería ampararse en un título para hacer cosas para las que ese título no les habilita.


Manel Domingo @fisiose